Adaptarse a la Guarderia

Viernes, 19 Septiembre   

Cuando lleve a su hijo por primera vez a la guardería o al lugar donde va a ser cuidado, quédese allí todo ese día. Deje que su hijo se adapte gradualmente y se relacione con los demás niños y con la persona o personas que le atenderán. El segundo día, quédese 5 ó 10 minutos mientras su hijo se prepara para la interacción con la persona encargada de su cuidado. Si es posible, déjele a su hijo un juguete u objeto favorito. Si la guardería está cerca del lugar donde usted trabaja, visite a su hijo durante el día. Cuando deje al niño, hágalo con una actitud alegre y hágale saber que usted se va –no trate de escabullirse.

No se sorprenda si su hijo llora los primeros días cuando lo deja en la guardería. Durante la primera semana, el niño podría decir que no quiere regresar. Permanezca firme en su decisión, y su hijo se adaptará gradualmente al cambio. Algunos niños necesitan hasta 1 ó 2 meses para adaptarse por completo.